martes, 2 de junio de 2009

MANUAL DE CONVIVENCIA

CONTENIDO

TÍTULO I. DEFINICIÓN

TÍTULO II. MARCO LEGAL

TÍTULO III. PRINCIPIOS PEDAGÓGICOS Y DE CONVIVENCIA

TÍTULO IV. DERECHOS Y DEBERES

TÍTULO V. FALTAS

TÍTULO VI. PROCEDIMIENTOS DE CONVIVENCIA

TÍTULO VII. UNIFORME Y JORNADA

TÍTULO VIII. ESTÍMULOS

TÍTULO IX. NORMAS PARA LA UTILIZACIÓN DE SERVICIOS ESCOLARES
Aulas especializadas
Transporte
Biblioteca
Refrigerios

TÍTULO X. REFORMULACIÓN DEL MANUAL DE CONVIVENCIA


El Consejo Directivo, de acuerdo con sus atribuciones legales, y


CONSIDERANDO

1. Que la educación es un proceso de formación permanente, personal y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana en su dignidad, con derechos y deberes.
2. Que las normas y los acuerdos de convivencia estarán en permanente transformación.


ACUERDA

TÍTULO I

DEFINICIÓN

ARTÍCULO 1. Adoptar el presente manual de convivencia que describe los principios y pautas de comportamiento que facilitan la sana convivencia y son producto de la responsabilidad compartida entre todos los miembros de la Institución. En este sentido, determina los criterios que guían y armonizan la actividad escolar dentro de un ambiente de libertad y respeto, que favorecen la formación integral y el proceso de socialización del futuro ciudadano colombiano.

ARTÍCULO 2. Se definen como objetivos del manual de convivencia:

a. Brindar a los integrantes de la comunidad educativa las normas y pautas que regulen sus relaciones.
b. Facilitar la convivencia dentro de un ambiente de libertad que estimule el respeto por la vida y los derechos humanos.
c. Fomentar el sentido de corresponsabilidad, colaboración, solidaridad y honestidad que favorezca la vida en comunidad.
d. Propiciar el desarrollo de valores con el fin de promover la formación integral y la búsqueda de ideales para el bien propio, de la familia y de la sociedad.
e. Fomentar estrategias de comunicación entre directivos, docentes, estudiantes y padres de familia que faciliten el trabajo en grupo y la construcción colectiva.
f. Facilitar el conocimiento de procedimientos y funciones de los diferentes estamentos y dependencias de la Institución.
g. Contribuir con el proceso de identidad y pertenencia a la institución.
h. Brindar estrategias para la gestión concertada de conflictos.

ARTÍCULO 3. Integran la comunidad educativa rufinista:

Docentes directivos: Representantes legales y ejecutores de las decisiones del gobierno escolar, a quienes corresponde la administración académica y convivencial de la institución.
Docentes: Orientadores de los procesos de formación, enseñanza y aprendizaje, los cuales deben ser acordes con las expectativas sociales, culturales y éticas de la comunidad.
Orientadoras: Son las facilitadoras del diálogo y la identificación de las necesidades personales y sociales de los estudiantes para propiciar un ambiente que estimule el rendimiento escolar y la realización personal.
Estudiantes: Responsables de su formación personal, mediante las orientaciones y los diálogos concertados entre docentes, padres y demás miembros de la comunidad educativa.
Padres de familia: Corresponsables de la formación de sus hijos y quienes, al momento de la firma de matrícula, entran a formar parte de la comunidad educativa, adquiriendo así derechos y deberes.
Personal administrativo: Se vincula por nominación expresa de la Secretaría de Educación Distrital y desempeña funciones asignadas para este campo.
Personal de servicios generales: Incluye al personal de aseo y al de vigilancia que el contratista de la Secretaría de Educación ha vinculado con estos propósitos.
Ex alumnos: Les corresponde apoyar los programas de mejoramiento de la institución mediante sus experiencias personales en el campo laboral y académico.

TÍTULO II

MARCO LEGAL

ARTÍCULO 4. El manual de convivencia rufinista, de acuerdo con las características, especificaciones y perfil institucional se halla circunscrito en la siguiente normativa:

Constitución de 1991
Ley General de Educación y decretos reglamentarios
Ley de la infancia y la adolescencia
Código de Policía

TÍTULO III

PRINCIPIOS PEDAGÓGICOS Y DE CONVIVENCIA

ARTÍCULO 5. El presente manual de convivencia estará centrado en el desarrollo del ser humano como tal y no sobre el papel que la sociedad le ha asignado para desempeñarse en la comunidad. Para este fin, se regirá por principios pedagógicos y de convivencia que regularán la vida de la comunidad educativa. Por ello, es necesario que todos y cada uno de los miembros de dicha comunidad se reconozcan como sujetos de derechos y de deberes y apropien un lenguaje común en términos de principios universales, así:
De igualdad: Reconocimiento de que todos tenemos los mismos derechos. De reflexión: Considerar nueva o detenidamente algo. Me reflejo en el otro. Me pongo en su lugar (empatía).
De participación: Hago mía la situación. Soy parte de la solución.
De transformación: Llego a acuerdos con el otro. Convierto la situación conflictiva en oportunidad de crecimiento y me integro con ella.

TÍTULO IV

DERECHOS Y DEBERES

ARTÍCULO 6. Para cumplir con el propósito de este manual de convivencia, los derechos y los deberes serán iguales para toda la comunidad educativa (estudiantes, docentes, acudientes, directivos, administrativos y servicios generales) sin distinción de jerarquías sociales o las que se derivan de las funciones propias del desempeño.
Con el fin de tener claridad sobre esto, hemos definido así lo que es un derecho y lo que es un deber:

DERECHO: Facultad del ser humano de realizarse como tal y que adquiere validez mediante los acuerdos establecidos entre los miembros de la comunidad.

DEBER: Obligación adquirida dentro de la comunidad a la que pertenecemos.

ARTÍCULO 7. Una vez determinada la base conceptual, adoptamos los siguientes derechos y deberes para toda la comunidad rufinista:

DERECHOS

1. A una vida digna.
2. A la libertad de conciencia, de credo y de opinión.
3. Al libre desarrollo de la personalidad.
4. A no ser discriminado por raza, género, clase u opinión.
5. A la educación fundada en los principios pedagógicos y convivenciales.
6. A asociarse libremente.
7. A elegir y ser elegido.
8. A la propiedad intelectual y material.
9. Al debido proceso.
10. A la información oportuna sobre las políticas educativas institucionales, distritales y nacionales.
11. A la información oportuna sobre los procesos educativos y de desempeño de los diferentes miembros de la comunidad.
12. A la participación activa en los diferentes órganos del gobierno escolar, así como en eventos deportivos, culturales, académicos, científicos y demás actividades que propicien la formación personal y representen a la Institución.
13. A utilizar y disfrutar los recursos físicos que brinda la Institución.
14. A presentar peticiones respetuosas ante cualquier miembro de la Institución por motivos de interés general o particular y obtener pronta respuesta.
15. A disfrutar de un ambiente sano y agradable que garantice el pleno desarrollo físico, emocional y social.

DEBERES

1. Asistir puntualmente a los sitios y actividades inherentes a su desempeño.
2. Velar por la conservación y el cuidado de documentos, útiles, equipos y muebles de bien público, incluyendo el adecuado consumo de refrigerios y el debido manejo de los desechos que se generan, en pro de la conservación del medio ambiente.
3. Observar una conducta pública acorde con los principios pedagógicos y convivenciales.
4. Seguir los conductos regulares para la tramitación de procesos académicos, convivenciales y administrativos.
5. Leer, conocer, cumplir y divulgar el Manual de Convivencia.
6. Velar por el buen nombre de la Institución.
7. Presentar identificación cuando sea requerida.
8. Participar en los procesos de evaluación programados por la Institución.
9. Participar de los actos comunitarios y académicos.
10. Justificar oportunamente las inasistencias o retardos a través del procedimiento establecido.
11. Utilizar la agenda escolar como instrumento de comunicación entre la Institución y la familia.12. Cumplir con los compromisos adquiridos.

TÍTULO V

FALTAS

ARTÍCULO 8. Para todos los efectos, se considerarán dos tipos de falta: leves y graves.

FALTA LEVE: El incumplimiento de un deber se constituye en falta leve. El incumplimiento reiterado de los deberes se constituirá en falta grave, según las disposiciones acordadas en los procedimientos convivenciales.

FALTA GRAVE: La violación de un derecho se constituye en falta grave.
La violación a un derecho no solo implica al infractor sino a todo aquel que de forma directa o indirecta haya promovido la acción violatoria.

FUNDAMENTOS QUE ORIENTAN LA CONVIVENCIA RUFINISTA

El diálogo, la concertación y el respeto por los demás.
La integridad propia de todos los miembros de la comunidad.
La conservación y cuidado de todos los elementos propios y ajenos que hacen parte de la institución.
El buen nombre y la imagen de la institución, dentro y fuera de ella.
El compromiso académico y convivencial.
El sentido de pertenencia e identidad hacia la familia, la institución y el país.

FALTAS GRAVES

Para que haya mayor claridad en esta materia, se enuncian las siguientes:
1. Agresión física y verbal, dentro o fuera de la institución.
2. Porte, consumo o distribución de sustancias psicoactivas.
3. Porte, uso o distribución de armas u objetos contundentes que puedan causar lesión.
4. Todo acto de pornografía o similares que afecten la integridad de cualquier persona.
5. Amenaza, intimidación, chantaje o soborno dentro o fuera de la institución a cualquier miembro de la comunidad educativa.
6. Hurto comprobado.
7. Falsificación y adulteración de documentos.
8. Suplantación de otra persona.
9. Evasión reiterada de clases o incitación a la misma.
10. Ingreso y salida por sitios no autorizados.
11. Actos de vandalismo.
12. Cualquiera otra que viole los derechos fundamentales de los miembros de la comunidad.

DEBIDO PROCESO

Para la tramitación de las faltas es necesario seguir el debido proceso, que es un principio según el cual toda persona tiene derecho a ciertas garantías mínimas, tendientes a asegurar un resultado justo y equitativo dentro del proceso y a permitirle tener la oportunidad de ser oído y hacer valer sus pretensiones.
El debido proceso contempla:
La presunción de inocencia: Toda persona es inocente hasta que no se demuestre lo contrario.
La resolución de la duda a favor del implicado: Si existen contradicciones en los argumentos de quien imputa la falta o hay alguna duda, ésta se resolverá a favor del implicado.
La celeridad sin dilaciones injustificadas: Se debe dar pronto trámite al proceso a favor o en contra del implicado.
La contradicción: Las contradicciones del implicado cuando haga sus descargos o rinda versión de los hechos que se le imputan no son causal de culpabilidad en sí mismas.
El derecho de defensa: El implicado también podrá argumentar a su favor por terceras personas.
La impugnación de las decisiones: Aun después de una sentencia, el implicado podrá apelar.
Las pruebas legal y oportunamente allegadas: Para todos los casos es necesario que la persona que imputa la falta tenga pruebas concretas de la misma.
No se puede sancionar dos veces el mismo hecho: Una vez terminado el proceso por la imputación de una falta, no se podrá volver a juzgar por el mismo hecho.

TÍTULO VI

PROCEDIMIENTOS DE CONVIVENCIA

ARTÍCULO 9. Con el propósito de garantizar los derechos y velar por el cumplimiento de los deberes contraídos, hemos determinado un procedimiento para tramitar las faltas a la convivencia. Sin embargo, el colegio adopta la Conciliación como estrategia paralela para abordar faltas leves en las relaciones interpersonales. De no tener efectos positivos, se dará curso al siguiente procedimiento, que estará acompañado por el servicio de Orientación cuando el caso lo amerite.

En todo el proceso de tramitación de las faltas a la convivencia el director de curso debe citar al padre de familia cuando lo considere conveniente.

PARÁGRAFO 1: Según la gravedad de la falta, y en caso de una situación de extremo cuidado que atente contra los derechos fundamentales, se remitirá directamente al coordinador de convivencia, quien seguirá el proceso correspondiente.
PARÁGRAFO 2: En el caso de que se produzca una falta grave en donde haya lesiones personales o se atente contra la integridad física de algún miembro de la comunidad, la persona que asume la situación deberá llevar el caso directamente a Coordinación de Convivencia, en donde se hará el procedimiento necesario.
PARÁGRAFO 3: El comité de convivencia establecerá los tiempos necesarios para la verificación de compromisos con los estudiantes, plazos para las sanciones y demás. Estas directrices se divulgarán a todos los estamentos por medio de comunicados.

ARTÍCULO 10. La sanción es un procedimiento que busca recomponer el acuerdo o norma incumplida, al tiempo que educa para la convivencia. El castigo, por su parte, consiste en lesionar deliberadamente, no sólo la dimensión corporal sino la autoestima del otro y, en muchas ocasiones, el libre desarrollo de la personalidad. Esta institución entiende las sanciones desde su carácter formativo, al permitir al estudiante reflexionar sobre sus palabras, comportamientos u omisiones, para crecer en lo personal, ganar en lo social y aprender en la convivencia.

A continuación se hacen explícitas las sanciones contempladas en el paso 8:
a. Suspensión de actividades escolares. Implica no poder participar en las actividades escolares. Con la calificación de deficiente en las evaluaciones que se lleven a cabo ese día o días. La decisión deberá ser tomada después de realizar el análisis del caso por Rectoría. Se le avisará al padre de familia verbalmente y por escrito la determinación; el alumno se comprometerá a realizar trabajos, talleres o consultas asignadas por el director de grupo de acuerdo con las áreas que afecten la sanción. La sanción podrá ir desde la suspensión de una actividad específica, un día o hasta tres días.
b. Matrícula en observación. Si el estudiante incumple con los acuerdos establecidos en el procedimiento anterior, no obstante las acciones pedagógicas realizadas, y sigue manifestando una actitud abiertamente negativa, el Comité de Convivencia estudiará el caso teniendo en cuenta los respectivos informes y soportes, previa remisión del director de grupo, tomará la decisión y remitirá a Rectoría para su aprobación. El estudiante se comprometerá a lograr un cambio efectivo en el comportamiento con la expresa colaboración del padre de familia o acudiente, mediante acta firmada. De acuerdo a las condiciones, recibirá atención especial del departamento de orientación o los centros de atención que se requieran.
c. Pérdida del cupo escolar para el siguiente año lectivo. Si el estudiante no evidencia un mejoramiento sustancial en su comportamiento, después de comprometerse a mejorar faltas a la convivencia, y teniendo en cuenta los informes de seguimiento durante el año escolar, el Comité de Convivencia podrá solicitar a Rectoría la pérdida del cupo del estudiante.
d. Cancelación del contrato de matrícula. La Rectoría podrá avalar la cancelación del contrato de matrícula en cualquier momento del año lectivo, teniendo en cuenta el debido proceso, los respectivos soportes y el presente Manual de Convivencia.

PARÁGRAFO: La pérdida del cupo escolar se produce automáticamente en los siguientes casos:

Inasistencia sin causa justificada por 30 días calendario. Una vez se haya vencido este término y no haya habido respuesta efectiva de la familia, se enviará citación al acudiente por correo certificado a la dirección que aparezca en la hoja de matrícula, y, si no se presenta al colegio dentro de los quince días siguientes, se retirará al estudiante del sistema de matrícula.
Pérdida de un mismo grado escolar por dos años consecutivos. Si el estudiante pierde el mismo grado dos años seguidos, perderá el cupo en la institución.